lunes, 23 de diciembre de 2013

CINCO PODIUMS; Series

Este año mis tres series favoritas son una confirmación, un aplauso al modelo nuevo y el final de una era.

3-Girls (Segunda Temporada)


Escribí un artículo entero acerca de la serie así que no voy a decir mucho más. Girls ha pasado de placer culpable a serie de cabecera a base de talento y buenas maneras. Lena Dunham es otro rollo, y su serie más. Sincera y directa como ella. Además nos ha regalado uno de los mejores capítulos que he podido ver nunca, One Man's Trash es algo para el recuerdo y razón que basta y sobra a la serie para colocarse en el tercer lugar. Hay otros motivos también, pero si solo existiese este también se quedaría aquí.

2-Orange is the new black (Primera Temporada)


Llego Netflix y decidió que las cosas se podían hacer de otra manera. Si todas las series del canal van a ser así ¡Tiembla HBO! Orange is the new black es el estreno del año. Sus avales son los mejores personajes femeninos que he visto en mucho tiempo involucrados en una historia interesante que no tiene miedo de ser bonita. Hay mucho miedo en la ficción reciente a ser abierta y descaradamente sensiblero, se puede ser sensiblero sin caer en lo gratuito ni perder los anillos y esta es una prueba de ello. Tengo muchisimas ganas de que empiece la segunda temporada (aunque me temo lo peor).

1-Breaking Bad (Quinta Temporada, Segunda parte)


¿Había alguna duda de que esta iba a ser mi serie del año? El final de las aventuras de Heisenberg no pudo ser más perfecto. Hay pocas series que se den el gustazo de tener un final verdaderamente satisfactorio y este es uno de los pocos casos con los que me he topado. Un broche de oro para la mejor serie de la historia... o, si no de LA historia, al menos sí de MI historia. Echaré de menos a Walt y Jesse. El vacío que han dejado es enorme y dudo que otra serie pueda jamás llenarlo. Pero no lo digo como algo malo. No me jode. Al menos ha existido y lo hemos vivido. Hemos visto (los que la vimos) historia de la televisión en vivo y en directo. Y por eso hay que dar gracias, porque aunque sepa que nadie volverá a alcanzar jamás el trono de Heisenberg, al menos ya sabemos la altura que tiene.

domingo, 22 de diciembre de 2013

CINE: La desolación de Smaug (2013)

Paso de poner el poster. Esto es lo que pienso de tu puta trilogía, Peter Jackson.
Ser un puto friki a veces tiene sus inconvenientes. Sobre todo cuando te fuerzas a ti mismo a dar oportunidades a alguna franquicia solo porque le gusta a mucha gente. Cuando te sometes a ver una secuela de una película que te pareció un coñazo solo para ver si por fin le ves eso que le ven tantos otros. A mi me pasa con Peter Jackson y ESDLA. Me fuerzo a ver las películas pensando que, esta vez sí, será diferente, pero nunca lo es.

Hoy he ido al cine a ver La desolación de Smaug y he confirmado lo que ya sabía, que ESDLA es un coñazo y que El Hobbit NUNCA debería haber sido planteado como una trilogía. Y menos aún como tres películas de dos horas y media.

Ya sé que debería valorarla como peli y no como adaptación pero es que todos los problemas de la cinta vienen de la forzada necesidad que siente Peter Jackson de mantenernos en la puta tierra media cuatro horas más. Así zancadillea la historia constantemente para que no avance. Crea subtramas que no le interesan a nadie, añade situaciones que no existen y que solo sirven para que Bilbo y sus compañeros no lleguen a la montaña antes de tiempo. ¿De verdad era necesario que Legolas estuviese en esta película? ¿De verdad el importa a alguien el personaje de Evangeline Lily? No me malinterpretéis, las escenas de acción en las que participa Orlando Bloom molan y Lilly es guapa y siempre está bien verla en pantalla, pero sus personajes solo están para zancadillear y ralentizar el avance de los hobbits.

Lo mismo podría decirse del personaje de Gandalf El Gris. Antaño gran secundario que en esta trilogía queda relegado a la subtrama más forzada e innecesaria sirviendo de puente entre la anterior trilogía y esta. El ascenso del señor oscuro es algo que no le interesa a absolutamente nadie y que no era necesario contar porque El Hobbit no es una precuela de ESDLA. Se ambienta en el mismo universo, comparte personajes, pero funciona perfectamente bien de forma aislada.

Si tuviese que destacar algo destacaría todas las escenas en la que la película se centra en los enanos y coge ese tono de aventuras que debería tener TODO el rato. Las huídas de los enanos, dinámicas y llenas de acción, son pura aventura y maravillosamente divertidas, en especial la escena de los barriles, que funciona tan bien como funcionaba la escena de los trolls en la película anterior.

El encuentro con el dragón es también espectacular. No llega al duelo de acertijos, pero sí que resulta (como secuencia de acción) mucho más satisfactorio que la huida del rey trasgo en Un Viaje Inesperado. En general todo el climax parece más centrado y funciona mejor de lo que lo hacía en la anterior. Sin embargo, la promesa de que de la propia historia de El Hobbit casi no queda nada y todavía nos queda otra peli de dos horas y media me hace temer que lo peor aún está por llegar.

No puedo hablar de decepción, pero seguro que puedo hablar de la trilogía de El Hobbit como una de las trilogías más mierder de los últimos años.

CINE: Don Jon (2013)


El debut en la dirección de Joseph Gordon Levitt (Cosas de Marcianos, Diez Razones Para Odiarte) está catalogado como comedia romántica. En realidad no tiene mucho de comedia y si somos completamente sinceros... tampoco es que tenga mucho de romance. Sí, habla un poco de la relación del personaje de Gordon Levitt con el personaje de Scarlett Johanson y existe la idea general alrededor de qué es el concepto de "amor" pero no diría que es romántica. No hay un gran romance, ni siquiera al final de la película. Lo que hay es un personaje con un problema y como supera ese problema y aprende que hay más opciones.

No sé como hacer una sinopsis más o menos detallada porque en realidad la película no va de nada. Ya sé que el trailer vende la idea de que lo principal es la relación entre Johanson y Levitt pero eso es un mero detalle, si hiciésemos una sinopsis absolutamente sincera de esta película deberíamos decir que esta película va de "Jon, un tío que ve mucho porno. Y con mucho quiero decir muchísimo, nivel tienes un problema". En realidad es un drama sobre un adicto al porno. Es Shame protagonizado por Mike The Situation.

Entre lo bueno, aparte de la actuación de Levitt, destacar la naturalidad de sus diálogos y situaciones. Jon es un personaje real y su forma de reaccionar con el mundo es completamente sincera (sincera con el personaje quiero decir). Sus diálogos con sus colegas (los pocos que hay) sus reacciones ante su novia, sus razonamientos acerca del porno... yo conozco a gente así. De hecho creo que todos los tios del planeta somos (en mayor o menor medida) un poco el Jon de esta película. También me ha gustado mucho el final. He oído por ahí que es un poco repentino pero a mi me ha gustado, Levitt quiere contar una cosa y la cuenta, una vez hecho eso continuar no tiene ningún sentido.

No es una cinta perfecta pero es un debut enorme.

sábado, 21 de diciembre de 2013

CINCO PODIUMS: Videoclips.

Si, si, esto era para ayer. Iros a tomar por saco.

Al final Videoclips, ya sabéis como va, nada de top 10, aquí top 3 y eso. Venga, va, al lío:

3-Come walk with me-M.I.A


M.I.A es una hortera. Eso ya lo sabíamos todos. Esto no sé hasta que punto puede considerarse un videoclip y no el vídeo del karaoke de tu barrio para esta canción, pero es una cosa tan jodidamente hortera que mola. Además Come Walk With Me es uno de los mejores temas de un puto discazo como es MATANGI.

2-Your life is a lie-MGMT


El último disco de MGMT me ha parecido un mojón con pintas, pero este primer single es un temazo que prometió el oro y el moro. El vídeo va en la línea de lo habitual en esta gente. Muy loco. Muy bizarro. Muy representativo de la américa más tirada. Además es sencillito. Me molan los vídeoclips sencillos.

1-Do I wanna know?-Arctic Monkeys.


Os voy a hacer un spoiler. AM, el quinto trabajo de los Arctic Monkeys es el mejor disco del año. Entre otras cosas por esta canción, con la que abre. Oscura y dura. Y con un videoclip animado que acompaña muy bien esas sensaciones. Muy fan de este videolcip (también es verdad que con  cualquier cosa animada ya me has ganado casi del todo).

martes, 17 de diciembre de 2013

CINCO PODIUMS: CINE

Este año en lugar de top 10 voy a hacer solo top 3 con lo que me ha parecido lo mejor del año. Lo voy a hacer así por dos motivos, el primero es que hay campos en los que hacer una lista de diez me costaría horrores y el segundo es porque quiero hacer cinco Top 3 (discos, películas, series, videoclips y cómics -desgraciadamente en esta última categoría solo va a haber manga y cómic americano, no he leído nada europeo este año). Además quería haber empezado ayer y hacer uno el Lunes y otro el Viernes, de modo que para el 31 hubiese hecho los cinco, pero ayer entre pitos y flautas no pude así que lo empiezo hoy (el siguiente si será el viernes) y para inaugurar estos pódiums vamos a empezar con la que tengo más claro, el cine.

3- Gravity.

Gravity no es una película, es una experiencia cinematográfica. Si no la hubiese visto en 3-D y en cine probablemente no hubiese entrado en mi lista de lo mejor del año ni de coña. La historia está bien pero no es nada del otro mundo y casi todo lo que pone a nivel estratosférico la película es el modo en el que está realizada y como aumenta el 3-D esa experiencia. Es un viaje por el espacio brutal que sin duda merece estar en todos los tops del año.

2- Stoker.

Stoker tiene alrededor de un 6'75 en todas las páginas en las que he mirado. Da igual si es una página de críticos o de público, la gente no le ha dado más que un bien cuando yo creo que es un sobresaliente. Porque consigue lo mismo que Gravity sin efectos especiales, Park Chan Wook crea una atmósfera brutal alrededor de la película, un ambiente tenso, peligroso y perturbadoramente erótico que es oro puro. El modo en el que está contada la historia es una burrada y pocas veces ves que el cine como medio artístico y el cine como mero entretenimiento vayan tan de la mano. No ganará ningún premio y no pasará del seis en ninguna página pero para mi es lo mejor del año, empate técnico con la numero uno de la lista.

1-The Place Beyond The Pines (Cruce de Caminos)


Cruce de Caminos ha sido para mi la mejor película del año. Todo en ella me parece perfecto. La historia me encantó, las interpretaciones me encantaron, la música me encantó... todo me pareció increíble. Es un relato crudo sobre las relaciones entre padres e hijos, sobre como la figura de nuestros padres nos define y como los pecados de unos son heredados por la siguiente generación. Ryan Gosling, a pesar de hacer un papel similar al de Drive (aunque con muchos, muchos matices) se sale, es la mejor interpretación de Bradley Cooper (olvidaros de El lado bueno de las cosas) e incluso los jóvenes están bien. Joder, hasta Eva Mendes se sale en la puta película (y es además la película en la que más guapa la he visto). Para mi es otro rollo. Debo de ser una de las dos o tres personas que lo cree de todas maneras, viendo como está siendo ninguneada en la temporada de premios (o a lo mejor es que 12 años de esclavitud tiene una sombra demasiado alargada -si merece o no esa sombra lo decidiré cuando me anime a verla). Habrá que ver si al menos no soy el único que lo coloca en "lo mejor del año".




Y hasta aquí el Top cinematográfico. El viernes toca el top de videoclips o de cómics. Ya veremos pero va a ser uno de esos dos.

jueves, 5 de diciembre de 2013

CINE: El trailer de Spider-Man 2 y el nuevo cine de superhéroes

Tras meses de rumores y fotos que llegaban con cuentagotas hoy sale por fin el tráiler de Amazing Spider-Man 2, la secuela de aquel remake que Sony se sacó de la manga para conservar los derechos del héroe arácnido tras el fiasco de Spider-Man 3:



Lo primero que me viene a la cabeza tras verlo (y que ya se veía venir tras la filtración del poster hace una semana) es "SOBRECARGA". Sabíamos que Harry Osborn (o al menos esta nueva versión de Harry) haría su debut en esta película e incluso veníamos sabiendo ya desde la primera que las implicaciones de Oscorp en la vida de Spider-Man serían más directas, pero con Rhino y Electro confirmados como villanos la aparición del Duende Verde en el tráiler deja un regustillo a la última de Raimi que no mola nada.

Aunque en honor a la verdad, en el mundo "post-Vengadores" en el que vivimos, tampoco puedo decir que esta necesidad por convertir esta secuela en la película más épica de todos los tiempos me sorprenda.

Llevamos viéndolo un par de años ya, Los Vengadores y el faraónico proyecto marvelita han puesto el listón de espectacularidad muy alto. Ya no vale la caduca formula de principios de siglo ni tampoco a todos les sirve el dramatismo y la falsa profundidad de la trilogía del murciélago de Nolan, ahora si se van a hacer explotar cosas hay que hacer que sean las más grandes y mejores explosiones que el mundo haya visto jamás, y si se va hacer una película de superhéroes tiene que parecer que ese universo funciona aunque no lo haga.

La saga X-Men se ha reinventado de esa manera, tras la aclamada precuela "Primera Clase" el próximo año se estrenará "Días del futuro pasado" en donde el principal atractivo es el de combinar ambas sagas, con personajes surgidos de las anteriores películas y los de las nuevas, en un remiendo "rollo Vengadores" que aunque sobre el papel parezca loco es, con mucho, la que más papeletas tiene de funcionar.

La otra futura franquicia viene de la competencia en forma de secuela de ese mojón con pintas que fue Man of Steel. Si la primera parte ya intentaba combinar lo mejor de los dos mundos (el esquema Nolaniano con la espectacularidad Whedoniana) en Warner/DC han decidido poner toda la carne en el asador con la secuela, a sabiendas que el que no se introdujese ya en la primera parte al hombre de acero en un universo más grande (al estilo de lo que Marvel hiciese con Iron Man) había decepcionado un poco a los fans. Ahora andan con prisas y al ya conocido anuncio de Batfleck (que ha dividido a los nerds casi tanto como la propia Man of Steel) ayer se confirmaba la aparición de una segunda superheroína, la mismísima Wonder Woman, confirmando el tufillo a apresurado e improvisado que lleva teniendo el proyecto desde hace un tiempo.

Y ahora esto. Sony tiene menos material con el que trabajar. Spider-Man está solo. No tiene compañeros ni colaboradores, al menos no fijos, así que es lógico pensar que su respuesta a esta tendencia del "más y mejor" sea incorporar cuantos más enemigos del trepamuros mejor y dar una idea general de que existe un complot mayor detrás (en el trailer se da a entender que Oscorp está detrás de los seis siniestros al menos dos veces, primero con la aparición de las alas del Buitre y los tentaculos del Dr.Octopus  y una segunda vez con las seis puertas que se alzan). La idea, entiendo, es intentar emocionar a los fans a través del mayor número de referencias posibles, dejarles claro que tienen en cuenta el universo del héroe arácnido, pero viendo los resultados anteriores en películas de este estilo (películas con demasiados villanos, demasiados personajes y demasiadas subtramas) como Spider-Man 3 y en menor medida Iron-Man 2 no puedo evitar pensar que se masca la tragedia.

Ojalá me equivoque. Ojalá estás malas vibraciones se queden en eso y la película al final termine funcionando.

Lo que está claro es que el cine de superhéroes se enfrenta ahora al peor momento de su historia, y habrá que ver si consigue sobrevivir a estas tres películas -y las tres que le quedan a Marvel para finalizar su fase 2- intacto, porque desde luego a día de hoy se masca la tragedia.

domingo, 24 de noviembre de 2013

T.V: Daria (1997-2002)


Jane: Dime que al menos me queda mi integridad
Daría: "Integridad" es una palabra divertida
Jane: Bueno, pues entonces dime que estoy menos corrompida moralmente que los atletas
Daría: Te negaste a participar en un sistema podrido que intercambia buenas notas por logros atléticos, pero tampoco intentaste cambiarlo...
Jane: ...Por miedo a un exilio social absoluto
Daría: Cierto... Así que el sistema continua, tú no te has redimido, y nosotras seguimos condenadas al ostracismo.
Jane: Venga va, deja de ser tan optimista
Daría: ¿Sabes qué? 
Jane: ¿Qué?
Daría: Al final sí que nos están preparando para el mundo real

-Dialogo final del episodio 02x11: See Jane Run de la serie Daría-



Daría, emitida originalmente entre 1997 y 2002, es muchas cosas. Es un spin off de Beavis y Butthead, aunque de la misma manera que Cosas de Casa no tenía nada que ver con Primos Lejanos o Frasier no se parecía en nada a Cheers, ambas series son casi polos opuestos. La primera es una comedia idiota sobre dos retrasados mentales y la segunda es un drama adolescente disfrazado de comedia, inteligente y mordaz como su propia protagonista. También es el mejor programa jamás producido por la MTV, aunque en honor a la verdad, tampoco es que eso sea decir mucho.

Además es una serie que conceptualmente sería impensable fuera del contexto en el que fue creada, no por relevante (que podría seguir siéndolo) si no por lo comercialmente inviable que sería hacer una serie protagonizada por una marginada inteligente y ácida a día de hoy. Pero los noventa eran otra época. Los noventa tuvieron a gente como Nirvana y los Smashing Pumpkins y de pronto ser grunge y alternativo molaba, así como también hubo un boom paralelo de las comedias adolescentes protagonizadas por mujeres. En ese contexto histórico, de pronto una serie como Daría no parecía tan mala idea.

Supongo que deberíamos dar las gracias por ello. Porque sin ese cumulo de factores es probable que nos hubiésemos perdido una de las mejores series ambientadas en un instituto de la historia. Una serie que es, para los que no la hayáis visto, cómo si George Carlin hubiese escrito Lizzie McGuire. Un pastiche extraño que sin embargo funciona tanto como crítica social general -se mete con casi todos los lugares comunes de la vida americana corriente, desde las convenciones sociales que no tienen ningún sentido hasta el consumismo loco y absurdo de los centros comerciales, pasando por la obsesión por la belleza exterior y la tendencia humana a la mediocridad y al borreguismo- pero también como drama de instituto. Daría no es solo un reflejo sobre el que proyectar todo lo que no nos gusta del mundo, sigue siendo una chica de dieciséis años intentando sobrevivir a la que para muchos es la peor época de sus vidas.

El dialogo de arriba es un claro ejemplo de por qué esta serie sería impensable ahora mismo. Toda la serie es así. Toda la serie usa palabras como "ostracismo" y se apoya en la vida de instituto para hacer criticas sociales más amplias. Y sí, es grueso y poco sutil, incluso entendería que alguien dijese que Daría es una serie que se cree más inteligente de lo que es y todo, pero ¡Qué coño!, la serie funciona. Cumple su cometido, y eso es más de lo que se puede decir de muchas otras series (y no, Daría no espera solo "cumplir en su función de entretener" no me seáis capullos).

Si tienes entre 14 y 20 años Daría es una serie que no solo te puede parecer interesante, si no que te invita a reflexionar como se aplica en tu vida esa visión tan paródica y esperpéntica del mundo. Porque a veces las versiones en principio ultra-exageradas de la serie están más cerca del mundo real de lo que nos gustaría reconocer. Y si tenéis más de 20 esta serie es también altamente recomendable.

Un día haré un top de series. Y esta es una firme candidata de aparecer en esa lista.





-Menuda crítica más rara he terminado haciendo-

lunes, 11 de noviembre de 2013

CINE: Lobezno Inmortal (2013)


No sé si fue por lo mal que me la habían pintado o porque la primera fue tan jodidamente horrible pero... coño, ayer vi The Wolverine (Lobezno Inmortal en castellano) y me gustó bastante.
No es una película perfecta y está como a cien mil kilometros de ser la gran película que el personaje podría merecer, pero siendo lo que es (una secuela directa de la horrorosa X-Men 3 y de la infame Lobezno: Origenes) es mucho más de lo que uno podría esperar de ella. De hecho, mis problemas principales con la cinta son los mismos que llevo teniendo con el universo cinematográfico mutante en general, y que empiezan por Hugh Jackman y terminan por el propio personaje de Lobezno.

Me explico, la película es, en teoría, un thriller japonés y busca, en teoría, seguir la trama del aclamado "Honor" de Chris Claremont y Frank Miller (que fue, en cierto modo, una de las historias que más definieron al personaje hace ya más de treinta años) pero tiene el lastre de seguir a un personaje que poco o nada tiene que ver con su contrapartida comiquera y un universo cinematográfico que está también muy lejos de la verosimilitud de la que Claremont quiso dotar a sus mutantes. Aunque, hasta un punto, sigue de una manera sorprendente, por fiel, la historia del cómic, es en los pequeños detalles y las pequeñas licencias donde la historia más falla. 

Si fuese una película centrada solo en el thriller japonés, en los Yakuza y en la trama empresarial que presenta la cinta, la historia funcionaría mucho mejor. Pero hay que ambientarla en el universo cinematográfico mutante y dotarla, no solo de la presencia de otros como el protagonista (innecesarios), si no también de la presencia de maquinas imposibles y ciencia futurista. Los momentos en los que la cinta mejor funciona son los momentos en los que nos olvidamos de que los "malos" pueden  hacer algo tan loco como quitarle los poderes de manera selectiva al protagonista y probablemnete el momento en el que más patente se hace que esa parte de ciencia ficción no funciona y la peli se va un poco al carajo sea en los últimos coletazos, con ese climax al más puro estilo "castillo de Bowser".

Las incongruencias del guión (cómo que Logan pierda sus poderes curativos en todo su cuerpo salvo en las manos) o la presencia innecesaria y casi circunstancial de algunos personajes (Yukio se lleva la peor parte sin duda) son solo detalles que empañan un conjunto que, con sus más y sus menos resulta una cinta de lo más disfrutable, sin aspiraciones y lejos del potencial que una película de este personaje podría (y debería) tener, pero que no por ello es menos divertida.

Y por triste que suene... a estas alturas una película de Lobezno entretenida es mucho más de lo que cabría esperar.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

MÚSICA: Matangi (2013)


Matangi, el cuarto disco de M.I.A es una animalada.
....

Me dan ganas de terminar así la entrada, la verdad. Para mi sería, desde luego, más sencillo. Es extramademente complicado diseccionar un álbum así, con un sonido tan burro, que es a la vez absolutamente inaccesible y extremadamente comercial. No sé por donde empezar, en serio, me ha dejado el culo tan torcido que no sé por donde abordarlo.

Arular y Kala fueron discos mucho más sencillitos, son más positivos, más alegres. M.I.A tiene menos mala leche en ellos. Con /\/\/\Y/\ se columpió un poco y aunque a mucha gente le gustó... a mi que queréis que os diga. Casi que no. Sí, tenía alguna canción rescatable, pero en general era ruido y confusión. En este cuarto trabajo, que aparte de coger el nombre de la propia artista (pero sin h) coge el nombre de una de las diosas hindues del habla, la música, el conocimiento y el arte, hay también bastante de ese ruido extremo, pero más ordenado. Es potencia descontrolada pero dirigida en un sentido y buscando un objetivo.

No sé si nada de lo que estoy diciendo tiene algún sentido, la verdad.

Coged por ejemplo el tema Warriors, uno de los mejores del disco. Va desde el sonido de Chimo Bayo (juraría que está sampleando el Me gusta a mi del valenciano), combinado con toques asiáticos y africanos. Probablemente sea la mierda más inaccesible que hayas oído desde el último disco de MGMT (del que mejor no hablemos) pero sin embargo no dejo de tener la sensación que cualquier persona podría disfrutar el tema. Lo mismo ocurre con otras como Only 1 U, aTENTion o Double Bouble Trouble, esta última una macarrada brutal por cierto.

Claro que, en general, hay más temas para el gran público que los que había en su anterior trabajo. Estos no dejan de tener ese ruido y esa potencia escandalosa, pero son canciones que podrían sonar perfectamente en cualquier lado. Desde el absolutamente brillante Come Walk With Me, el ya conocido (pero no por ello peor) Bad Girls o Know It Ain't Right los soberbios Y.A.L.A y Bring the noize, que demuestran que M.I.A se puede poner bailable sin terminar de bajar la pistola en ningún momento.

No es un disco perfecto. Hay mucha canción floja y mucha canción que juega a ser demasiado normal (como las dos colaboraciones con The Weekend), pero desde luego es uno de los discos más potentes y burros que he escuchado en mucho tiempo.

martes, 29 de octubre de 2013

CINE: Violet & Daisy (2011)


Violet & Daisy es la fantasía porno de un estudiante de bellas artes. Es como si Wes Anderson rodase Reservoir Dogs.

El debut en la dirección del oscarizado guionista de Precious, Geoffrey Fletcher, presenta a las dos chicas del título, un par de asesinas adolescentes, que deben enfrentarse a un trabajo que aunque aparenta ser sencillo termina resultando su trabajo más duro. Todo para conseguir los últimos vestidos de la línea de ropa de su ídolo Barbie Sunday. No va de coña, eso es la historia, dos asesinas adolescentes contratadas por Machete para matar a Tony Soprano y que aceptan el trabajo para comprarse dos vestidos. Y lo peor es que la historia no es lo más ridículo de la película.

Alexis Bledell (Rory Gillmore) y Saoirse Ronan interpretan a las protagonistas, asesinas adolescentes, ingenuas pero a la vez duras, que visten siempre monas y siempre parecen súper elocuentes y súper interesantes sin dejar de resultar frágiles, son como si a Russian Red le dieses una puta pistola. Y dentro de lo que cabe sus personajes, a pesar de lo forzados que resultan, tampoco están tan mal. Quiero decir, las actrices no tienen la culpa de que sus personajes, como el resto de la película, busquen de una forma tan forzada que roza el ridículo lo de ser superguays y de culto. Entre ellas hay química y es divertido ver a Alexis Bledell ser por una vez la divertida, pero tampoco es que en ellas haya mucho que rascar. Cómo ya he dicho son una colección de topicazos con la sola idea de convertirse en la foto de portada de Facebook de tu amiga, esa a la que le gusta la foto y Sr.Chinarro, y eso no mola mucho.

Para más inri Machete y Tony Soprano tampoco es que puedan salvar los muebles mucho. El primero sale demasiado poco para conseguirlo y aunque Gandolfini es sin duda el que mejor parado queda de la película (porque es el mejor actor del elenco que cojones) su historia resulta demasiado poco interesante.

No hay acción, apenas hay intriga y para cuando termina ha dejado demasiadas dudas y demasiada confusión sin que termine de quedarte claro si es adrede o sin querer.

Si lo pienso bien... apenas existe algún motivo para que os recomiende esta película, más allá de que os queráis reír de las ridiculeces de los modernos. Como curiosidad, para que os hagáis una idea de lo floja que es esta película, se rodó en 2011 y se estrenó en Junio de este año.

sábado, 26 de octubre de 2013

CINE: Monsters University (2013)


(Por un despiste loco esta entrada fue originalmente publicada en mi otro blog, había un parrafo introductorio en el que comparaba a Pixar con Disney en el sentido que a Pixar le exigimos mucho más que al resto de los estudios, lo que nos lleva a pensar que grandes películas como esta -que sin embargo son algo más flojas que las grandes obras del estudio- son mediocres y chorras. El caso es que cuando me di cuenta de el error traspasé toda la entrada y, sin querer, perdí ese parrafo por el camino. No me acuerdo exactamente de lo que puse, así que esto es una aclaración con la esperanza de que la crítica quede menos confusa)

(Lo siento)

...Pero en fin, que me desvío, a Dinsey le pasaba eso mismo y a Pixar, que llevaba una serie de películas simplemente acojonantes, de un tiempo a esta parte le viene pasando parecido. No sé si Brave es tan floja como todo el mundo dice, pero si puedo decir que habiendo leído críticas y habiéndola visto, a Monsters University si que se la ha criticado demasiado duramente. Tecnicamente es la nueva demostración de que Pixar, como ocurría con Dinsey y el 2-D, juega en otra liga diferente, y a nivel de historia, sin llegar a la profundidad y a la sorpresa de las mejores películas del estudio... joder, funciona muy bien. Es que me jode muchísimo porque la gente ve Kung-Fu Panda o Cómo entrenar a tu dragón y dicen cosas como "coño, Dreamworks sabe hacer películas", y en cambio Pixar coge una historia no más simple que aquellas, no peor animada que aquellas (de hecho muchísimo más cuidada) y con unos personajes no menos interesantes que aquellas y se habla de crisis en el estudio.

Crisis mis cojones. 

Monstruos University no solo se concede un par de homenajes a la primera película (más de un par) si no que también se concede homenajes a todo el cine universitario en general (a John Belushi y la guitarra de Desmadre a la americana por ejemplo), todo ello mientras se atreve a decir a los niños que a veces las cosas no salen como esperamos por mucho que las deseemos y nos esforcemos. El viaje de Mike Wazowski acaba mal. El tipo llega queriendo ser asustador y fracasa. Y lo intenta con ganas, le pone todo el empeño del mundo pero al final no demuestra a nadie que vale para ser asustador. Si, demuestra que tiene un "valor" pero no es el valor que él buscaba. Coño, eso es un giro muy valiente para una película infantil (un giro que Dreamworks no se atrevería a dar nunca por cierto).

Los personajes nuevos funcionan y tienen (de nuevo) diseños geniales. La historia, aunque tópica y predecible, funciona. Mike y Sully entablan una amistad real y aunque sí, te sabes su historia desde el minuto 1, funciona. Y el malo es Nathan Fillion. No sé que más queréis. En serio.

No es la mejor del estudio, eso está claro.

Pero Pixar se sigue meando en Dreamworks cualquier día de la semana.

lunes, 7 de octubre de 2013

CINE: Antes del anochecer (2013)


El único problema que puedo verle a Antes del anochecer es que no hayas visto las dos películas anteriores, porque si no lo has hecho, lo más probable es que no te vayas a enterar DE NADA. La tercera parte del proyecto que comenzaron hace casi 20 años el director Richard Linklater y la pareja de actores Julie Delpy y Ethan Hawke es incomprensible si uno no ha asistido a las dos citas anteriores de Jesse y Celine, algo que no ocurría en la anterior, Antes del atardecer, en donde si uno no había visto la primera aún así podía seguir (a grandes rasgos) la historia. Supongo que es porque el cambio entre la primera y la segunda no es ni por asomo tan grande cómo el que hay de la segunda a la tercera, pero bueno, es el único error que puedo encontrar a una cinta que, en realidad, dudo que nadie que no sea seguidor de la saga vaya a ver jamás.

Más allá de eso la película es lo que uno esperaría de ella; Han pasado otros nueve años en la vida de los protagonistas y las cosas han cambiado un poco, en este caso en lugar de Paris o Viena en el Peloponeso griego y más que una cita asistimos a un día en la vida de la pareja. Lejos del románticismo mágico de la primera o la nostalgia idealizada de la segunda, esta tercera parte presenta una versión intencionadamente más realista de los dos, la de una pareja que lleva ya un camino recorrido y debe enfrentarse a los problemas de desgaste que eso conlleva.

Cómo siempre son las conversaciones entre ambos el punto fuerte de la película. Hace casi 20 años que dejaron de ser esa pareja y idealista (y desde mi punto de vista, un tanto pretenciosa) que eran cuando se conocieron, y desde luego ya no son los dos personajes perdidos que conocimos en la segunda parte (mi favorita), ahora son maduros y se han asentado, y eso se nota en su manera de hablar, especialmente en la Celine de Julie Delpy, sorprendentemente amarga, al sentirse (de los dos) la más desplazada de sus metas.

Los problemas de ser padres y compaginar el trabajo con la familia sin sacrificar ninguno de los dos aspectos, así cómo los sacrificios que han de cometerse para mantener una relación sana y estable son los temas centrales de la película, que lejos de pintarnos el cuento que llevaban pintandonos hasta ahora presentan una visión más cruda y honesta del amor, donde ni todo es fácil ni todo sale bien siempre, sin perder en ningún momento ese aire soñador y casi mítico que lleva manteniendo la saga desde aquel tren en Viena, y es que al final del día da igual todo lo de más si estás junto a la persona correcta.

Mirando el proyecto en conjunto yo personalmente no puedo si no declararme fan de la trilogía. Ya lo era cuando vi Antes del atardecer (sí, empecé por la segunda) hace años, y ahora que puedo ver la obra acabada he de reconocer que es uno de los retratos más sinceros del amor que he podido ver. Porque en el amor no es todo bonito, pero en el fondo lo más bonito es no perder jamás el espíritu y la magia del primer día, y esta película, aunque se conceda el ser más dramática que las anteriores, consigue preservar esa sensación.

Quizás el mayor pero que se le puede poner a la cinta (aparte de ser una obra solo para fans) es que es la que más corta se queda y en la que más he sentido que faltaban minutos, que quizás ciertas ideas podían haberse desarrollado más en profundidad, pero en el fondo eso ha sido siempre parte de la gracia de estas películas, que el director, cómo el espectador, asiste como mero observador de la relación y no revelará más que lo que los personajes estén dispuestos a revelar en ese momento.

lunes, 30 de septiembre de 2013

T.V: Sobre el final de Breaking Bad (SPOILERS A CASCOPORRO)

En la primera escena del último episodio de Breaking Bad Walter, que ha decidido que es el momento de dejar de huir y "solucionar las cosas" está intentando robar una camioneta. Se mete dentro e intenta arrancarla pero no lo consigue, se ven luces de la policía cerca (no podemos ver cómo de cerca porque todas las ventanas del coche están llenas de nieve). Debe de ser muy cerca porque comienza a escucharse una radio de policía. Walter se aferra al destornillador que ha encontrado (su único arma) asustado y de pronto, de la nada, susurra:


"Just get me home... Just get me home, and I'll do the rest" // "Solo llévame a casa... llévame a casa y yo haré el resto"

Esa escena me ha descolocado por completo. Lo primero que he pensado ha sido ¿Está Heisenberg hablando con Walter? ¿Hemos llegado a ese punto? Y en realidad por cómo sigue el capítulo, cómo de pronto Walt tiene este super plan y todo está bajo control, y por cómo acabó el anterior, por cómo lo que le impulsó a huir una última vez de la poli fue ver a la gente de Gray Matter poniendole a parir en la tele y diciendo que Walter White estaba muerto y solo quedaba Heisenberg y todo... uno podría pensar que sí, que esa frase es Heisenber hablando con Walter, diciendole "Llevame a Mexico y voy a hacer las cosas bien, por los dos, tranqui, todo está bajo control", separando ambas posibilidades. Pero luego lo he pensado otra vez y me he dado cuenta de que podría ser justo lo contrario.

Puede que en el capítulo anterior, cuando Walt escucha esa frase se de cuenta de que Gretchen tiene razón y de que Heisenberg hace mucho que se convirtió en lo único que es ahora, que Walt lleva muerto desde entonces y puede que darse cuenta de eso, afrontarlo por fin, sea lo que despierta a su lado "bueno" por última vez, para hacer "lo correcto".
Puede que la frase no se la diga Heisenberg a Walter si no que sea justo al revés.

Quizás por eso la serie, en contra de todo pronóstico, ha terminado bien. O al menos bien para una historia cómo la de Breaking Bad, que ha convertido el drama y la tragedia en su único lenguaje. Walter al final, por mucho que muera (era obvio que iba a morir) no lo hace recluido en una montaña, rodeado de su dinero y solo. Lo hace después de dejarle el dinero a su hijo, después de despedirse de su mujer y su hija (y admitiendo por primera vez la verdad), salvando a su hijo adoptivo, a pesar de que no consiga su perdón (tampoco merece su perdón) y llevándose consigo las últimas partes malas de su vida (Lydia, Todd y los de más neonazis). Creo que esa última escena es muy reveladora, esa sonrisa final en el laboratorio, Walter consigue morir en paz, y por mucho que muera, y a pesar de todo el drama que hemos vivido... nosotros cómo espectadores (o al menos yo) no podemos si no alegrarnos por él y porque su historia ha conseguido encontrar un final feliz, o algo parecido.

Y por eso es por lo que tal vez ese sea el secreto detrás del susurro. Que deja de ser Heisenberg por primera vez desde que aquella risa salida del infierno nos pusiese los pelos cómo escarpias hace dos años (casi exactamente además) en el anteúltimo capítulo de la pasada temporada. Que Walter ha conseguido volver una última vez para despedirse de todos nosotros.

O puede que simplemente le esté dando demasiadas vueltas.






En cualquier caso el capítulo de ayer es historia de la televisión, no solo por ser el cierre de la que para mi es la mejor serie de todos los tiempos, si no porque supone un punto y final a la época dorada de la pequeña pantalla. Llegarán otras series, pero nunca, nada, será cómo esta.

Eso es imposible.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

T.V: Agents of S.H.I.E.L.D (piloto)



Avalado por Joss Whedon, que de esto de la tele sabe un poco, ayer se estrenó por fin Agents of S.H.I.E.L.D la serie con la que Marvel pretende expandir su universo cinematográfico a la pequeña pantalla.

La serie se ambienta en el mundo post Vengadores. La existencia de seres súper-humanos es una realidad, así cómo la de alienígenas y, cómo bien se encargaron de recordarnos en Iron Man 3 (y en este piloto se encargan también) EL MUNDO HA CAMBIADO. Ahora Coulson (que resulta que no estaba tan muerto) comienza a reunir a un grupo de agentes secretos para controlar a los nuevos metahumanos que vayan surgiendo, o algo así, no me ha quedado claro en este piloto porque Phil reúne a su nuevo equipo.

No es que se pueda decir mucho de la serie todavía, un único capítulo es muy poco para juzgar de forma definitiva un producto así, pero de buenas a primeras la cosa ni es tan horrible cómo pensaba que podía llegar a ser ni, por supuesto, es lo mejor que ha hecho Marvel hasta ahora. Hay cosas que funcionan y cosas que funcionan un poco menos. La factura es asombrosamente buena, apoyada por unos efectos especiales que, para ser tele, funcionan bien y una banda sonora mucho mejor de lo habitual, que bebe directamente del estilo de la que tuvo Los Vengadores (combinando epicidad con sonidos que recuerdan a las películas de Bond). Los actores, a excepción del ya mencionado Coulson, que cómo no podía ser de otra manera sigue siendo eficientemente interpretado por Clark Gregg y Cobbie Smulders que realiza un caméo (que molaría que se convirtiese en habitual una vez se acabe HIMYM) interpretando de nuevo a Maria Hill, son un grupo de desconocidos que no resultan demasiado molestos en sus personajes. No ganarán ningún Emmy pero tampoco están al nivel de Arrow.

En cuanto a los papeles que interpretan Whedon ha convertido la serie en terreno familiar para sus fans, algo que ya hiciera con Los Vengadores. Estereotipados todos responden muy bien al tipo de grupo del que le gusta rodearse y, la verdad, conociendo el trabajo del director, creo que prometen. Lo mismo ocurre con el guión de este primer episodio, muy en la línea Whedoniana de combinar humor y acción, convirtiendo la escena más seria en un chiste con dos líneas de dialogo sin que en ningún momento dejes de tomarte en serio lo que ves o te saque del episodio. Supongo que uno podría decir que escenas como la del interrogatorio no tienen sentido en una serie sobre súper-espías, o que la entrada de Coulson es demasiado chorra para un súper agente secreto, pero que coño, para mi funciona, y al final esto es lo que es. No pidamos la intensidad de The Wire en Transformers, por dios.

Este primer episodio sienta las bases a los futuros misterios de la serie, casi todos sus personajes parecen guardar algún secreto (incluso Coulson) que con suerte nos mantendrán pegados a la pantalla semana tras semana. Aún es pronto para decirlo, y más con la facilidad que tiene el creador para que cancelen sus creaciones, pero de momento la cosa marcha más o menos bien. Se integra en el universo marvelita sin chirriar (aunque la inclusión de extremis esté PILLADISIMA POR LOS PELOS) demasiado y como procedimental chorra la cosa puede funcionar.

Apunta maneras este piloto, habrá que ver cómo aguanta el tipo la serie (si lo aguanta).










Off Topic 1: Sobre el anuncio de DC ayer de que combatirán el fuego con el fuego presentando una serie ambientada en el cuerpo de policía de Gotham decir que los desesperados intentos de la Distinguida Competencia por seguir en una partida que perdieron antes de empezar a jugar siquiera empiezan a dar bastante vergüenza ajena.

Off Topic 2: Esta semana se termina de forma definitiva Breaking Bad. Igual es el acontecimiento televisivo de la década.

martes, 24 de septiembre de 2013

Disney tiene la culpa (O "Miley, ¿Qué haces con tu vida?")



Miley, tía ¿Qué haces?

La ex-estrella infantil, reconvertida en carnaza de festival erótico de tercera, parece haber perdido la cabeza. Cortes de pelo estrambóticos, drogas, ir medio desnuda a todas partes, incapacidad de controlar los movimientos de su propia lengua... Un montón de comportamientos extraños que me llevan a preguntarme, ¿Es Hannah Montana la nueva Lindsay Lohan? y la duda que siempre surge después, ¿Por qué un porcentaje extremadamente alto de las estrellas Disney parecen perder la cabeza en un momento dado?

En el caso de Miley Cyrus, al igual que en el de Lindsay Lohan, creo que gran parte de la culpa la tiene el modo en el que funciona el negocio en general y Disney en particular. No me malinterpretéis, la situación actual de Lindsay Lohan (que ahora mismo tiene pinta de vivir en una cuneta cambiar mamadas por coca) es solo culpa suya en el sentido de que todos su problemas con la justicia y las drogas han sido siempre decisión suya, y lo mismo pasa con Miley Cyrus (o pasó con Demi Lovato) pero en el fondo hay una sombra siniestra detrás, la sombra de un ratón déspota que usa a sus estrellas hasta que ya no puede más y luego las tira al basurero más cercano.

El problema principal es que la compañía de Mickey miente. Coge a una persona cómo Miley Cyrus, que no sabe actuar, no sabe cantar, y en general, aparte de ser mona y ser la hija de Billy Ray Cyrus no es que pueda hacer gran cosa, y la convierte en una estrella. Hannah Montana, la serie, fue un fenómeno internacional. Discos, giras, una película... durante unos años era LA serie infantil por excelencia. Convirtieron a Miley Cyrus en una mega-estrella, consiguieron que la ficción de que esa chica tenía talento se hiciese realidad. Y entonces la serie se acabó.

Miley, que llevaba toda su vida viviendo cómo si tuviese algún talento, intentó buscarse las castañas de otra manera y sacó un disco y toda la movida, el problema es que sin el respaldo de Diseny Channel detrás y cambiando a un público adulto (y con dos dedos de frente) pronto se hizo patente que la chica no valía para nada. Un poco lo que le pasó a Lindsay Lohan, pero sin una caída tan en picado.

Hannah Montana se ha reconvertido en esta especie de stripper sidosa por causas de fuerza mayor. No puede ofrecer talento, porque carece de él, así que ofrece ¿Sexo? (¿se supone que está intentando ser sexualmente atractiva?) no sé, algo raro. Algo polémico. Algo que haga que la gente siga hablando de ella, algo que la ayude a no reconocer la verdad, a no afrontar que no tiene talento y que no es que cualquier tiempo pasado fuese mejor, es que su tiempo pasado no era más que una puta mentira.






A todas las futuras estrellas Disney, una vez salgáis del manto del ratón... apuntaros a alguna clase. De verdad. Dar clase de interpretación o de canto o algo. Ya sé que os han dicho que erais cantantes y actrices, pero es mentira.

Id a clase a mejorar o algo. Y cuando salgáis "al mundo real" intentad ofrecer un mínimo de puto talento.

O retiraros/mantened un perfil bajo. Eso también es una opción. Al chaval de "Yo y el mundo" le ha salido bastante bien creo.

lunes, 23 de septiembre de 2013

CINE: Juerga hasta el fin (2013)


JUERGA HASTA EL FIN (y lo pongo así en mayúsculas porque A- es una de las peores traducciones inventadas que he visto en tiempo y B- La película es tan jodidamente horrible que se merece ser conocida por ese nombre) es una película de mierda que sacaron este año Seth Rogen y el tío que hacía del aprendiz de brujo junto con otros colegas entre los que se contaban Jonah Hill, James Franco, el negro de Jacuzzi al pasado (o "No-soy-Bernie-Mac") y ese tío molestísimo que sale en mogollón de pelis de coña y cuyo humor consiste en ser un gilipollas de la hostia.

En fin.

El caso es que en la peli se interpretan a sí mismos durante el apocalípsis. O eso se supone, en realidad son ellos metidos en una casa durante putos 90 minutos haciendo chistes de pollas y porros hasta que salen a la calle a hacer más chistes de pollas y porros. El humor de esta película, aparte de las pollas y los porros, consiste en gritos y situaciones chungas entre ellos que, cómo toda la puta película pasa dentro de una casa, el guión está escrito por los dos subnormales de sus protagonistas y ninguno es que sea la hostia actuando se repiten hasta que te sabes el puto dialogo de memoria.

Es una tortura. En serio.

La única parte con la que me reí fue con Michael Cera drogado. Que no solo había visto en los trailers si no que ya me habían advertido que era lo mejor de la puta película. Y en efecto, no es que sea lo mejor, es que es lo único bueno.

Por la función se pasean también otras caras conocidas (que mueren rápido, no vaya a ser que te preguntes donde están) cómo Jason Segel y Rihanna, quienes, por cierto, ni siquiera aparecen (no sé si decisión suya o despiste -quiero pensar que decisión suya) en los créditos de IMDB. También sale Emma Watson y McLovin y otro montón de gente que solo está para que digas "FUÁ ES NO SE QUIEN QUE MOFA", porque ninguno de los cameos aporta una puta mierda a esta masturbación cara perpetrada por un grupo de retrasados con demasiado tiempo libre. Es curioso cómo las dos peores películas que he visto este año sean sendas demostraciones onanistas de millonarios que se aburren en plan "uy mira que graciosos somos si queremos" (la otra aparte de esta es la infame -pero infame INFAME- Movie 43).

Basura inmunda.

En serio, pasar de esta puta mierda si podéis. Yo no entiendo cómo le ha podido hacer gracia a tanta gente y cómo puede tener un puto 7,3 en IMDB. El mundo se va al carajo, os lo digo de verdad.

viernes, 13 de septiembre de 2013

T.V: Orange is the new black (Temporada 1)


Orange is the new black es, para mi, la confirmación de dos cosas. La primera es que los productos televisivos para mujeres no se tienen porque reducir a mierdas tipo Anatomía de Grey, Cinco hermanos o Sexo en N.Y, y la segunda que otro tipo de modelo de series no solo es posible si no que ofrece múltiples ventajas.

Y es que Orange is the new black no es una serie de una cadena convencional, es una serie de Netflix ¿el videoclub? online y cómo otras series de la web no sale semanalmente si no que publican la serie al completo. El día del estreno salen todos los capítulos, lo que no es solo una novedad si no que permite a los propios autores hacer cosas que antes (cuando debían presentar un piloto) no podían, cómo bien se encarga de señalar en este vídeo Kevin Spacey (que protagoniza House of Cards, otra de las series de la web). Claro que este modelo no es aplicable, de momento, a cualquier caso y que se puede criticar a Netflix su falta de riesgo a la hora de escoger las series que produce, ya que de las tres que sé que han producido, una contaba con el apadrinamiento de David Finch y Kevin Spacey, la otra era la resurrección de una serie de culto (Arrested Development) con una legión de fans reducida pero FIEL y la tercera, esta Orange is the new black, no solo viene avalada bajo la coletilla de "La nueva serie de la creadora de Weeds" si no que también está basada en un bestseller. Pero todos esos comentarios ya si eso los dejamos para otro día, porque lo importante aquí es que es lo que ofrece a la serie de la que voy a hablar hoy el nuevo formato de Netflix.

Para los que no conozcáis esta serie, cómo ya he dicho está basado en un bestseller autobiográfico de la autora y cuenta la historia de Piper, una chica normal a punto de casarse que de la noche a la mañana es encarcelada por traficar con drogas cuando era joven. Así la protagonista (aparentemente una chica normal y corriente) empieza una nueva vida en prisión, rodeada de toda clase de mujeres medio peligrosas, y digo lo de medio peligrosas porque es imposible no terminar queriendo mucho a estas delincuentes. De hecho el principal punto a favor de la serie y principal razón para verla son sus mujeres, personajes tridimensionales casi todas y tremendamente interesantes, con vidas detrás y capas detrás de las fachadas que se construyen en prisión. Desde la cocinera Red (posiblemente uno de los personajes femeninos con más carisma que he visto) hasta Crazy-Eyes, pasando por Miss Claudette o Pennsatucky (a la que no amas si no que odias y disfrutas odiando) todas las compañeras de prisión de Piper son mucho más de lo que aparentan, incluyendo la propia protagonista.

Pero un montón de personajes buenos no serían nada si no hubiese una buena historia detrás y aunque Orange is the new black no triunfe por originalidad, el viaje que realiza su protagonista durante esta temporada es lo suficientemente interesante para mantenerte pegado al asiento los 13 capítulos que dura. Las subtramas (que van desde gallinas legendarias hasta carceleros asesinos) funcionan dando cierto aire aislado a los capítulos. No hay una gran historia detrás ni un gran misterio, es la vida de Piper y sus compañeras en prisión, su manera de lidiar con ello día a día y cómo una situación tan extrema te lleva a hacer cosas que nunca pensaste que harías. Supongo que todo se resume en una de las frases que dice la protagonista en uno de los mejores momentos de la serie: "Tengo miedo. Tengo miedo de no ser yo misma aquí dentro, y tengo miedo de serlo".

Buenas actrices, enormes personajes y historias que no tienen miedo de ser crudas cuando tienen que serlo ni de ser moñas y buenrollistas cuando quieren. Orange is the new black es una serie que, cómo sus personajes, no tiene complejos de ningún tipo. No se avergüenza de lo que es, y por eso funciona.

Orange is the new black es la novedad del año. Y posiblemente esté en mi top 5 de este año. Os dejo el trailer, la canción que suena es A better son/daughter de Rilo Kiley, un temazo que funciona muy bien con el tono general de la serie:







En cuanto al formato, y volviendo a lo que hablaba antes, lo bueno de presentar una serie del tirón, sin tener que presentar un piloto ni nada, es que da oxigeno a la serie. No necesita introducir todo en el primer capítulo, ni sentar unas bases, ni mantenerte pegado al asiento para que necesites ver el siguiente capítulo, y eso es bueno para la historia. Eso hace que la historia importe, que crezca, que evolucione. Me parece un acierto este formato, esta idea de planear la temporada completa y de ofrecertela para que la veas cuando te da la gana. Ojala se vuelva una costumbre.

jueves, 12 de septiembre de 2013

VIDEOJUEGOS: Falskaar (2013)


Tenía dudas sobre si escribir o no esta entrada, y sobre si abordarlo como una review completa (lo que implicaría que me lo tengo que pasar entero -cosa que no he hecho) o como lo que voy a hacer ahora. Pero, que coño, creo que al menos una mención si que merece.

Como dije en mi entrada sobre los 10 juegos más influyentes de mi historia (que en realidad eran unos 14 o 15) estoy absolutamente enganchado al Skyrim. La quinta parte de la saga Elder Scrolls no es un juego perfecto, pero está bastante cerca de serlo. Sus problemas no parten tanto de la calidad del juego en sí, si no de pequeños detalles sin importancia que, creo, estropean un poco la experiencia a medio largo plazo, insisto, no tanto a nivel jugable, si no al nivel en el que se supone que intenta jugar Skyrim, que busca ser una experiencia absorbente y que te meta de lleno en el juego. En ese contexto hay muchas cosas que no me gustan o que, más que no gustarme, creo que se podrían haber hecho mucho mejor (y no hablo solo de errores de programación, que eso es una cosa imperdonable por más parches que hayan sacado -no deberías sacar parches para el juego, deberías testearlo hasta que no salgan errores antes de sacarlo, pero eso es otra historia).

El caso es que Bethesda, como ha hecho siempre, sacó unas herramientas de edición para que los usuarios creasen sus propios contenidos. Es algo que llevan haciendo mucho tiempo y que ayuda a alargar la vida del juego, más allá de los DLCs oficiales que pueda ir sacando la compañía (los tres que sacó en concreto para este juego). La comunidad de modders consigue con más o menos fortuna añadir armas y contenidos al juego que amplían y mejoran a muchos niveles la experiencia, desde nuevas armas y armaduras a nuevos poderes, pasando por misiones alternativas, contenidos que antes no se podían hacer (hace poco vi que alguien había introducido -o estaba al menos en fase beta- armas de fuego) y cosas por el estilo.

Y hoy quiero hablar de uno de esos mods, en concreto el mod que publicó Alexander J Velicky hace un par de meses y que más que un mod parece un DLC oficial. Estoy hablando por supuesto (Digo por supuesto porque podéis leerlo en el título) de Falskaar.

Alexander es un chaval de 19 años que quiere dedicarse al diseño de videojuegos. Acabó el instituto hace cosa de un año y en lugar de irse a la universidad a estudiar diseño, prefirió quedarse en casa y construirse la carta de presentación más impresionante que he podido ver en mi vida, y así comenzó a construir Falskaar, un mod que no solo añade alrededor de 25 horas de juego, ni solo añade un terreno que mide 2/3 de la superficie total de Skyrim, si no que además cuenta con voces propias y banda sonora propias. Básicamente lo que hizo (y es importante entender que lo hizo sin apenas experiencia y con 19 años) fue algo por lo que Bethesda habría cobrado dinero a los usuarios.

No he explotado al 100% Falskaar. Lo instalé hace un par de días y pude empezar a jugar (en el terreno nuevo al menos) ayer, pero ya desde el principio deja claro que, aunque no tiene el nivel del propio juego, está muy muy cerca. El doblaje es sorprendentemente bueno, el terreno es sorprendentemente grande y la música nueva funciona sorprendentemente bien. Pongo tanto el adjetivo "sorprendente" porque creo que es la mejor manera de definir este mod, es una puta sorpresa. Es algo que ni debería existir ni nadie pensaría jamás que podía funcionar tan bien. Falskaar es una marcianada, es algo que simplemente no debería ser. Y todo hecho por un chaval, sin animo de lucro (aunque su objetivo sea, en ultima instancia, conseguir un puesto en la compañía) y por amor al arte.

No sé si Bethesda (o cualquier otra compañía) se ha puesto ya en contacto con Alexander. Sinceramente, espero que sí, el tío lo merece desde luego.

lunes, 9 de septiembre de 2013

CÓMICS: La aventura está en la esquina (1993)


Superlopez fue posiblemente el primer personaje de cómic que me gustó y del que intenté mantener una cierta colección, ya fuese a través de los tomos de Super Humor o en aquellas ediciones individuales. Nunca terminé de pillarle el punto a Mortadelo y otras alternativas menos conocidas (cómo Sporty y Pafman) aunque me gustaban no podían ser coleccionadas ya que sus historias se limitaban a breves historietas en la revista Mortadelo (que curiosamente solo encontraba cuando iba de vacaciones -supongo que porque eran las únicas papelerías que aún las conservaban). El personaje de JAN resultaba relativamente más complejo que el de Ibañez, no solo porque sus historias tenían más acción si no también porque sus villanos eran más complejos (y más recurrentes, cómo Al Trapone o el Doctor Escariano Avieso) y la trama no se sucedía en una serie de gags tan definidos cómo las de los agentes de la TIA. Las tramas de Superlopez, aunque divididas en capítulos, avanzaban y pasaban cosas, y supongo que todo eso hacía que, en general, me gustase más.

Tanto Mortadelo cómo Superlopez siempre tuvieron además (aunque de pequeño no me percatase de ello) un componente de crítica social muy importante. Ibañez tenía (y sigue teniendo) mucha mala leche a la hora de retratar cosas que no le gustaban, no eran referencias especialmente sutiles, pero sí procuraba que, más que una lección, fuesen un chiste. Parodiaba y exageraba esos aspectos sociales que no le gustaban para convertirlos en una broma. JAN por su parte era aún menos sutil y llegó un punto en las historietas de su personaje en donde ese mensaje social se adueñó de las mismas lo que provocó cierta perdida del humor que tenían antaño (no del todo, seguía existiendo ese componente de aventura y tanto héroe cómo villanos seguían siendo igual de paródicos) pero aflojó la comedia para convertirse más en un panfleto, sobre todo JAN mostró una extraña obsesión por aleccionar a los niños acerca de las drogas. Prueba de ello son las páginas que aparecían en el interior de la portada y la contraportada en la que Superlopez aconsejaba a un grupo de chavales que si alguien les ofrecía chocolate le dijesen naranjas, y a otra cosa.

Y yo con seis años pensaba "¿Pero cómo? ¿Que el chocolate es droga? ¿Superlopez quiere que coma fruta?"
Una de las historietas que más se centraba en ese aspecto y que más me resultaba confusa cuando era solo un chaval era la de La aventura está en la esquina

En contra del cómic de Superlopez habitual (que generalmente a pesar de estar dividido en capítulos tenía un hilo argumental claro) este era un compendio de historias cortas en las que JAN se dedicaba a criticar, de manera no demasiado sutil, los peligros capitalistas que existen en la gran ciudad. Desde un ataque de paquetes de detergente gigantes (que tiene similitudes -aunque saliese antes- con el capítulo de los anuncios monstruosos de Los Simpson) hasta una correspondencia publicitaria asesina, pasando por la obsesión por las marcas, los centros comerciales, los coches e incluso los videojuegos. Todo lo que no le gustaba a JAN (o interpreto que no le gustaba) queda reflejado de una forma bastante pesimista y crítica en este cómic. La última historia en particular, En la esquina, un camello..., era la que el autor dedicó a hablar de las drogas, y era, bajo mi punto de vista, la que más confusa resultaba.


En ella Superlopez se encuentra con un chaval que va drogadisimo y mantienen una conversación (o algo). Superlopez le acompaña en su viaje psicotrópico mientras el chico se imagina a si mismo cómo un gran héroe que lucha contra monstruos y salva a la dama en apuros, al final, cuando se le pasan los efectos de la droga, se ve que aquello no era más que fruto de su imaginación y desesperado y con mono va a buscar al camello. Superlopez entonces arresta al camello y el chaval, dándose cuenta que el camino de la droga no lleva a nada bueno, decide renunciar a su adicción (no sin dificultad, en la última viñeta el chico sigue mirando a las papelinas que hay en el suelo con cierta tristeza). El mensaje es relativamente obvio, las drogas son malas, el problema es que cuando yo leía Superlopez no entendía nada de aquello. No sabía lo que eran las drogas, más allá de que eran algo malo que en todas partes se aseguraban de decirte que no tomaras, ni sus efectos, así que el transito de "vivimos en este mundo de fantasía y de pronto ya no" no era algo que entendiese. Todo resultaba confuso y al final no tenía la sensación de haber aprendido nada, si no que lo que pensaba era "¿Que cojones acabo de leer?", y es que a nivel visual esta historia corta pasaba de ser lo mejor de todo el cómic a un momento dramático y loco en una página, y aquello me confundía mucho de pequeño.

Esa mirada del yonki a la droga, cómo diciendo "en cuanto te pires voy a volver a ver si sigue"
Últimamente he estado pensando en ese cómic. He estado pensando en si aquellas lecciones de JAN (o de otros autores que también intentaban educar a los niños) han funcionado, también he pensado si lo contrario (aquellos comportamientos que hoy no serían tolerados en un producto para chavales por ser políticamente incorrectos) son un problema y si cuando eres niño eres capaz de darte cuenta de todas las cosas que están pasando. Yo de aquella historia entendía que al final ocurría algo malo. Entendía que el camello era el villano y entendía que el chaval estaba mal por algún motivo. No entendí lo de las drogas, ni entendí porque era importante que el chico no hiciese caso al villano y consumiese las drogas, más allá de "porque es el malo y no hay que hacer caso a los malos". Lo mismo que tampoco entendía a que se referían en la parte de atrás de las portadas y contraportadas con lo del chocolate y las naranjas.

En cualquier caso La aventura está en la esquina, probablemente se trate del cómic que más dualidad me genera de todos los de Superlopez, y es que mientras que otros abiertamente aleccionadores me parecen un coñazo infernal (cómo Un camello subió a un tranvía en Grenoble) este, supongo que por su condición de ser ocho historias breves y no una larga y el hecho de que algunas funcionen mejor que otras, anda entre la chapa aburrida y la aventura divertida.

Desde luego es uno de los mejores ejemplos de que Superlopez, frente a otros cómo Mortadelo, tenía más de drama que de comedia muchas veces, lo que a la larga supongo que era algo positivo.

domingo, 8 de septiembre de 2013

CINE: The Bling Ring (2013)

El poster describe más a los personajes que la propia película. Fuera coñas, he visto la película y hay dos descripciones que no sé a quien corresponden
The Bling Ring cuenta la historia real de un grupo de chavales que se dedicaba a robar a famosos.

Y ya está.

No, en serio, eso es todo lo que hace Sofia Coppola, coge a un grupo de desconocidos (y Emma Watson, pero luego llegamos a eso) haciendo de idiotas perdidos y les hace pasearse por mansiones, robar ropa y salir de fiesta. No pasa nada más. Por no pasar ni siquiera hay drama entre ellos, no hay conflicto no hay nada, simplemente pasa. Y la verdad, es una pena.

La película podría dar mucho más de sí, podría centrarse más o aprovechar para hacer algún tipo de comentario acerca de cómo estas ladronas no eran más que fruto de su tiempo, obsesionadas con las celebrities y esperando convertirse ellas mismas en las futuras Kim Kardashians. Podría haber hecho un comentario crítico acerca de la fama o el egocentrismo al que nos conducen las redes sociales, pero eso no queda más que sugerido en una frase que pronuncia el protagonista de la cinta en un momento dado y en un final que llega tarde y resulta demasiado apresurado. Más allá de eso no hay nada.

Y aparte de no haber nada es que no consigue aprovechar lo poco que tiene. Me explico, todos los protagonistas son unos desconocidos que no tienen casi trabajos a sus espaldas, y luego está junto a ellos Emma Watson, con un papel secundario pero muy presencial. Es imposible que en una escena en la que están todos no la mires a ella y siempre te termina dando la sensación de que su personaje (por mucho que en la historia real fuese uno de los más importantes y la que más sacó de aquello -se terminó convirtiendo en una estrella de realities) tiene demasiada presencia en pantalla. Es una roba-escenas, pero no por talento, si no porque siempre te da la sensación de que tiene demasiada presencia para lo insustancial que, en teoría, es su personaje.


La pareja protagonista, Katie Chang e Israel Broussard, termina quedando desdibujada debido a ello, sobre todo el personaje de ella, Rebecca, que sobre el papel parece el que más chicha tiene pero queda tan insustancial en la ejecución que al final resulta el más soso. Él no sale tan mal parado, pero supongo que tiene que ver el hecho de que no solo sea el protagonista si no que es el único chico.


En general no sabría decir si es o no una decepción. No es una película horrorosa, pero tampoco es buena. Es vulgar y falta de alma. Es asquerosamente mediocre. Es un cinco, y tenía potencial de ser algo más.

No puedo decir decepción porque no esperaba nada de ella, pero una vez vista... la verdad, no esperaba tan poco.

jueves, 5 de septiembre de 2013

Me acabo de enterar que el pasado 26 de Julio murió JJ Cale. Tengo un cariño especial a Cale, parecido al que tengo a Mark Kopfler o Bruce Springsteen.

Soy el menor de cinco hermanos así que durante casi toda mi vida (mientras vivíamos todos bajo el mismo techo) tuve que compartir habitación con uno de ellos, el mediano, quien a falta de una descripción mejor diría que es el músico de la familia (del mismo modo que mi hermano el mayor puede ser el escritor y yo la oveja negra). Es un guitarrista excepcional, y no lo digo porque sea mi hermano, y un loco de la música, especialmente del rock y el blues. Mi infancia y adolescencia han estado tremendamente marcadas por gente como John Mayall, BB King o Eric Clapton, pero de todos ellos sin duda mi favorito era JJ Cale.

Troubadour, Grasshopper y Naturally son tres discos que forman parte de la historia de mi vida, y se me hace imposible no escuchar cualquiera de sus canciones y no acordarme de mi hermano.





John, estés donde estés, espero que siga un paso por delante del blues:

miércoles, 4 de septiembre de 2013

MÚSICA: AM (2013)


El otro día iba en coche con una amiga y íbamos comentando Do I Wanna Know?, el segundo adelanto (el primero en el tiempo -aunque en ese momento no estoy seguro de que se supiese que era un adelanto- era R U Mine?) de su quinto disco. Íbamos hablando de cómo su sonido no tiene mucho que ver con el que tenían al principio de su carrera y las ganas que teníamos de escuchar el nuevo trabajo porque tenía buena pinta.

Hace dos meses (algo más tal vez), cuando salió el ya mencionado adelanto me enteré de que el disco nuevo se iba a llamar simplemente AM. Me sorprendió en parte conocer que tras cuatro discos fuese este quinto en el que decidían usar su nombre (o al menos sus siglas) cómo título del álbum. Es una cosa más cómo de disco debut.

Hoy he escuchado el quinto disco de Arctic Monkeys y lo he entendido todo un poco mejor. Entiendo porque tienen ese sonido tan nuevo y entiendo porque se llama cómo se llama.

AM no es un quinto trabajo. Es un segundo debut.

Los de Alex Turner ya no son aquellos chavales que revolucionaron MySpace y que querían sonar punk, ahora son estrellas de rock. Ahora llevan cuero y tupés, y eso se ve reflejado en su nuevo trabajo. Es un trabajo más duro y más poderoso que lo que han hecho a esta hora, una muestra de hombría y masculinidad musical, que en cierto modo, si uno ha seguido la carrera de la banda, no es si no una consecuencia de todo lo que ha ido pasando a esta hora. El disco bebe del ritmo endiablado que poblaba Favourite Worst Nightmare, la oscuridad en la que se regodeaba Humbug y aquel rock clásico de Suck it and see, sin perder en ningún momento su identidad en letras que en cierto modo siguen hablando de las mismas aventuras de crio que hablaban en Whatever people say I am, that's what I'm not (pero... adulto, claro). Estos nuevos Arctic Monkeys son una versión 2.0 de si mismos, han ido aprendiendo por el camino y ahora se presentan al mundo cómo una versión mejorada y madura de lo que eran.

Podría aburriros alabando canciones concretas, deciros que Nº1 Party Anthem es la mejor balada de la banda o que Arabella (que bebe muchisimo de Black Keys) es buenísima o contaros que Fireside o Snap out of it son las canciones más originales que el grupo ha hecho en años, pero no. El disco no se merece eso, se merece que lo escuchéis. Este disco es la consolidación de una banda, es el principio de una segunda parte que para cuando termina te deja bien claro que hasta ahora no habías visto nada. Me molan estos nuevos Arctic Monkeys, y este AM posiblemente sea, si no el mejor, al menos sí el disco más completo de la banda.

sábado, 31 de agosto de 2013

"If you ride like lightnin', you're gonna crash like thunder"


No pensaba poner nada, pero... a la mierda, esta película es demasiado buena cómo para no hablar de ella (esto no es exactamente una crítica)

Hoy he visto The place beyond the pines (Cruce de caminos en castellano, título que no tiene nada que ver con el original pero que sorprendentemente encaja muy bien en la película). La he visto un mes antes de su estreno en España y descargada, sí, lo sé, soy la mierda, debería apoyar el cine y más a películas que son buenas y no a la basura megacomercial a la que parece que voy de manera exclusiva últimamente y bla bla bla... Mira, que os jodan, esta película es tan buena que seguro que el 6 me tenéis el primero en una de las cinco o seis salas en donde se estrene (y iré el finde del estreno porque a no ser que haya sorpresas dudo que dure más de dos semanas). Y lo haré porque es así de buena esta puta película, tan buena que aunque dura casi tres horas y tiene un ritmo que hace que The Wire parezca trepidante estoy dispuesto a tragármela por segunda vez en menos de dos semanas. A ESE PUTO NIVEL ESTAMOS JUGANDO.

No os voy a contar nada de la historia porque contar cualquier detalle sería (creo) hacer Spoiler y lo mejor es que vayáis a esto sabiendo lo menos posible, porque yo la he visto pensando una cosa y me he encontrado con otra totalmente diferente. Así que solo me voy a limitar a decir que igual es el mejor papel de Ryan Gosling y desde luego es el mejor de Bradley Cooper. Ambos son un poco las dos caras de la misma moneda y ambos lo clavan. En general todos están muy bien y todo funciona perfectamente. La dirección es buena, el tono es cojonudo, la banda sonora es brutal y la historia... dios, la historia. Es una historia absolutamente masculina y a la vez extremadamente sentimental.

De momento y a falta de cuatro meses para acabar el año es mi película favorita de 2013. Ahí ahí con Stoker.




En serio, id a verla el 6. En masa. No os arrepentiréis.

viernes, 30 de agosto de 2013

CINE: Star Trek: En la oscuridad (2009)


Si alguien me hubiese dicho hace cinco años que una de las películas que más iba a esperar en 2013 era la secuela de Star Trek, me habría reído de él. ¿Star Trek? ¿En serio?

Sin embargo en 2009 J J Abrams dirigió el reboot de una de las franquicias con una legión de fans más hardcore de todas las que ha habido... y consiguió hacerla para todos los públicos. Star Trek era un gran reinicio, presentaba de nuevo a todos los personajes y su universo para aquellos no familiarizados con la saga y lo hacía con un ritmo trepidante en la que es una de las mejores películas de aventuras de los últimos años. Era uno de esos blockbusters veraniegos hechos con mimo y ganas, y la verdad, moló mucho. Tanto que cuando se anunció la secuela y que en ella estaría Benedict Cumberbatch haciendo de villano yo no podía esperar. Los trailers además solo aumentaban el hype.

Así que ayer, por fin, tuve la oportunidad de verla, y aunque en algún que otro aspecto me decepcionó, en general cumplió con creces las expectativas. Es una gran secuela, amplia y expande el universo presentado en la anterior entrega, no se limita a coger lo anterior y hacerlo más grande. J J Abrams ha presentado "su universo" y sigue jugando bajo sus propias reglas. A pesar de ello, y debido a que la trama de esta película se centra en una de las tramas más queridas por los fans de la saga, se concede más de un fanservice que si no sois trekkies (o putos nerds cómo yo) probablemente os den exactamente igual. Sin embargo, esa expansión estropea en cierto modo la perfecta planificación de la que hacía gala la primera película y deja una primera mitad que sin llegar a ser aburrida... sí que se hace un poco larga.

La primera película se metía de lleno en la historia desde el minuto 1 y no te dejaba tiempo para respirar en ningún momento. Cuando no estaban saltando en paracaídas desde el espacio estaban en una batalla espacial o luchando contra monstruos en un planeta congelado, la cosa es que TODO el rato estaban pasando cosas. En esta, aunque tiene mucho de eso, hay muchas partes en las que no pasa nada o lo que pasa no es lo suficientemente interesante. Además, que la mejor escena de toda la película sea la primera no ayuda a sobrellevar mejor las cosas. Y es que la escena en la que empiezan (cuando la tripulación de la nave Enterprise salva el planeta ese del volcán) es puro cine de aventuras del mejor. Es divertido, trepidante y te pone a tono para lo que, en teoría, debería ser otro viaje a todo trapo por el espacio.

Luego el ritmo se reduce un montón y no es hasta la gran revelación (que en realidad solo es grande si sois fans -o putos nerds cómo yo- y si sois de esos además YA OS LA SABÍAIS) que vuelve a pillar el tono. A partir de ahí es perfecta de todos modos, Cumberbatch es un hijo de puta amenazador y clava su papel, Chris Pine, aunque tiene una de las tramas más tópicas de la historia del cine (el héroe arrogante que aprende que ser un líder también incluye ser humilde y sacrificarse y bla bla bla) lo hace bien, de hecho el peor parado y el que menos cómodo creo que se encuentra en su papel es Spock, aunque gran parte de la culpa no sea suya si no de Zoe Saldana y el cretinismo de su Uhura. Que sí, que está buena, pero no es un personaje femenino que encaje en el S.XXI. La subtrama que mantienen los dos (que es una extensión del conflicto Kirk/Spock de esta película -no por historia si no porque ambas hablan de que Spock debe dejar de ser un puto cyborg) es de lo peor de la cinta.

Los de más siguen en su línea. Harold, de Dos Colgaos muy Fumaos está bien, Simon Pegg es Simon Pegg y es el descojono, Anton Yelchin (que por cierto ¿Qué coño ha pasado con Anton Yelchin? ha sido un poco Shia Labeouf lo de este chaval, y eso que no es malo) también está simpático pero sin duda el que se lleva la mejor parte de los secundarios es Karl Urban, no solo porque Bones sea el personaje más divertido de los secundarios (ahí ahí con el Scotty de Simon Pegg) si no porque es la demostración una vez más de lo buen actor que es Urban (y lo poco reconocido que está), en su personaje en esta película no hay nada de ninguno de sus otros papeles y de hecho cuesta hasta darse cuenta de que este tío es el mismo que hace del juez Dredd en la última película del personaje o de aquel guerrero desterrado en ESDLA.

Pero el robaescenas es Cumberbatch, que podría hacer la puta película solo y seguiría siendo divertida. Su villano es amenazador, tiene presencia y transmite ese punto límite entre la genialidad y la locura más absoluta que es tan jodido de hacer. Sherlock no decepciona (Sherlock nunca decepciona) y en cada plano en el que aparece no existe nadie más que él. Juega a otro jodido deporte, la verdad.

Sobre el fanservice, aunque no desentona es tan obvio que para la mitad de la película, si uno sabe cómo va la historia en la que está basada esta película, ya sabes cómo va a ir, sabes cuales van a ser los giros y que es lo que va a ocurrir, y el McGuffin es tan sumamente obvio que si no predices el final es que has estado dormido la mitad de la cinta. Pero a pesar de eso es interesante y emocionante, y cómo en casi todos los blockbusters, que la historia te la veas venir importa poco si las cosas que explotan lo hacen de manera que mola mucho, y en esta mola muchísimo.